Como Es Adentro Es Afuera, Una Visión Espiritual



“Esta ilusión, no obstante, tiene una causa que, aunque falsa, tiene que estar en tu mente ahora. Y esta ilusión es tan solo un efecto que tu mente engendra y una forma de percibir su resultado”

UCDM




En esta entrada quiero compartir contigo, desde mi experiencia en el camino espiritual, como he vivido este concepto de ”como es adentro es afuera”, o “en la tierra como en el cielo”, ya que es algo que vemos mucho, y hay muchas perspectivas e interpretaciones de estos conceptos desde la espiritualidad. Estos temas los quiero abordar desde lo que se conoce como espejos y el efecto mariposa que son dos conceptos claves que encontramos si hemos emprendido una búsqueda espiritual o de autoconocimiento.


Cuando empezamos este camino al despertar de consciencia, encontramos muchos autores que hablan de la ley del espejo, que todo es proyección de algo que veo o creo sobre mí mismo. Me ha interesado como se abordan 3 tipos diferentes de espejo para entender y no confundirnos con eso, ya que la idea de cualquier experiencia es sanar y trascender viejas creencias a través de tus experiencias y no adoptar nuevas etiquetas que tendrás que liberar después.


El primer espejo es ese que me muestra en resonancia con lo que creo ser y es por esto que encontramos gente que tiene nuestros mismos gustos o muy similares, tienen creencias o actitudes como las nuestras. En resumen me muestra lo que creo ser. Luego, quien me muestra lo que debo trabajar, son esas personas que puede que nos incomoden un poco con sus acciones o palabras que nos llevan a trabajar conscientemente en nosotros aspectos como aceptación, paciencia etc. Y por último, el espejo que nos muestra eso que sabemos consciente o inconscientemente que creemos ser pero no lo queremos reconocer, y es por esto que son los encuentros más chocantes que tenemos.


En cualquier caso, estos encuentros me están mostrando creencias que tengo sobre mi mismo, no tiene nada que ver con quien sea esa persona o crea ser, sino con lo que yo percibo de esa persona o experiencia. Como dice un dicho popular “lo que Pedro dice de Juan, más dice de Pedro que de Juan” Un claro ejemplo es preguntarle a más de dos personas sobre quién o como es determinada persona. Si le pregunto a la mama, a la mejor amiga o a la suegra, la descripción que dan es totalmente diferente y basándose en sus propios juicios y experiencias con esta persona.


Es por esto, que entendí que nada ni nadie me puede definir a mí ni yo puedo definir a nadie, ya que cualquier concepto que emita depende de la información que tenga en mi mente y esté proyectando en esa persona y cualquier concepto que esa persona emita de mi depende es de lo que esa persona tenga en su mente. Remitiéndome al libro los cuatro acuerdos “no tomar nada personal”. Pero por otra parte, en este camino de autoconocimiento, si me quiero conocer a mi o saber que debo trabajar, miro que pienso, como reacciono o que experimento ante determinadas personas.


Los juicios que emito, si veo a alguien con mucho o poco dinero, si pienso que no lo merecen o siento lástima, o personas que considero físicamente atractivas y me siento inferior o superior. Me pueden llevar a identificar creencias que yo tengo hacia el dinero o la abundancia, la vanidad o la belleza, que puedo sanar si evalúo mi experiencia desde la causa de esta experiencia, que es lo que hay en mi mente y no desde el efecto que es hacer responsable o culpable a esa persona de lo que estoy pensando o sintiendo. Tampoco se trata de llevarme a la culpa por lo que estoy viviendo sino asumir la responsabilidad de mi experiencia y permitir que sea sanada por la luz.




Haciendo este ejercicio de reflexión, me doy cuenta de juicios y creencias que tengo sobre mi misma, y por tanto voy a resonar y a atraer a mi campo de consciencia personas que me hacen reforzar esas creencias sobre el mundo y sobre mi misma y seguir viviendo lo mismo. Es aquí donde entra la luz a actuar, ya que de la mano de los seres de luz y el amor incondicional, cuando pido ver la verdad en mi y en la otra persona, trasciendo juicios y creencias viendo más alla de la forma y reconozco su verdadero ser, lo que realmente somos, uno y lo mismo como extensión del amor de Dios.


Es por esto que mi experiencia de vida depende de quién elijo que me interprete cada experiencia, mis viejas creencias o la luz en la que solo veré el Amor de Dios pues es lo único real. Y por esto a medida que sano estas creencias limitantes y erradas sobre el mundo sano mi mente y aunque cambie o no lo que vea, lo que voy a experimentar más allá de los sentidos va a ser solo Amor, y humildemente me permitiré ser y reconocer la verdad del amor en todo lo que me rodea y me hace uno con el Todo.


Esto nos lleva al segundo concepto del “efecto mariposa” ya que cuando elijo tener un pensamiento de amor, hacia alguien o algo ante quién hubiera emitido un juicio comúnmente, así no sea consciente, estoy eligiendo un cambio de percepción y experiencia hacia mi y todos los involucrados. Por ejemplo, si estoy en el tráfico y alguien atraviesa su carro, si en vez de reaccionar con gritos, lo que puede hacer que esa persona se baje de su carro y halla un enfrentamiento que desencadene quién sabe que hechos, simplemente le envío un pensamiento de amor, puede que esa persona voltee a mirarme esperando una reacción pero encuentra solo paz, puede que disminuya la ansiedad que lo llevo a atravesarse, y llegue a su destino en otra vibración que sin duda cambiará la experiencia de quienes lo rodeen.


Para terminar, lejos de hacernos responsables de la experiencia de alguien, la invitación es a reconocer que estas experimentando con lo que estás viviendo, y así actúe desde el miedo hacia ti, no lo juzgues ni te juzgues a ti, sino mira tu reacción y permítete llevar a la luz esa experiencia si no estás experimentando paz, ya que es la información y creencias que hay en ti las que te llevan a esta experiencia de no Paz. Permite que la luz te muestra la verdad de tu ser que es uno en Dios, y se sanen esas viejas creencias que has albergado sobre ti mismo para que puedas retornar a la plenitud de tu ser.


Espero te sea útil esta información y que lleves esas creencias a la luz para que sea en la tierra como en el cielo.


Un abrazo de luz y amor infinito para ti.


Catalina Diaz

Coach Espiritual.

Todos los derechos reservados para Angeleser. Diseño por Lajuli