Experiencias Laborales Desde La Espiritualidad


“En la luz lo ves como la función especial que te corresponde desempeñar en el plan para salvar al Hijo de Dios de todo ataque y hacerle entender que está a salvo, tal como siempre estuvo y lo seguirá estando tanto en el tiempo como en la eternidad.”

UCDM



Desde que empezamos esta experiencia de vida, se nos muestra un camino “lógico” social y culturalmente aceptable donde empezamos a creer y a identificarnos con nuestros logros en este mundo según estándares sociales que creemos debemos alcanzar para sentirnos “exitosos” y nos juzgamos y juzgamos a los demás según estos parámetros dejando a un lado quien realmente somos y para que estamos transitando esta experiencia de vida.


Cuando comencé mi camino espiritual, leí en un libro de Maria Elvira Pombo, que “éxito es ser feliz haciendo lo que te gusta”, entendí que desde la espiritualidad no tiene nada que ver con los logros que alcancemos a nivel material, sino a experimentar la plenitud de nuestro ser conectándonos con lo que nos apasiona porque eso que nos apasiona nos alinea con la misión y los aprendizajes que debemos hacer para recordar quien somos.


Así fue como empecé en mi camino espiritual a recordar todas las experiencias académicas y laborales enlazándolas con lo que me gustaba hacer y lo que me llevo en su momento a estudiar lo que estudié en donde lo estudié, y el para qué trabajé donde trabajé. Acá también empecé a analizar el porque queriendo trabajar en determinadas empresas, sabiendo que tenía las competencias y conocimientos necesarios para la posición que estaba aplicando no me contrataban, y en otros donde no me consideraba tan apropiada para ese cargo me contrataron sin pensarlo dos veces.


Haciendo este recuento, entendí que siempre estamos donde debemos estar con quien debemos estar para vivir lo que debemos vivir y aprender. He hablado anteriormente de los aprendizajes y los acuerdos de alma, pero estos son aspectos que dejamos a un lado al momento de entender lo que nos motiva y motiva a otros para trabajar con nosotros o no. Siempre desde el plano espiritual, hay una razón para las experiencias de vida y eres tu el que sabiendo que tiene un propósito en el proceso de recordar tu verdadero ser, eliges recordar esto y te abres a no juzgar la experiencia como positiva o negativa sino a aprender de ella.


Esto es clave tener en cuenta cuando vivimos una experiencia conflictiva en el trabajo con compañeros jefe o clientes o de desempleo bien sea por renuncia o despido de una empresa. Normalmente lo primero que pensamos es que hice mal juzgándonos, culpamos al jefe o a los compañeros por lo que pasó y no pensamos que debía aprender de esta situación o cual es el propósito, para reconocer como la puedo aprovechar a mi favor desde el plan de mi alma. En muchos casos, y lo digo por experiencia, nos han dado los seres de luz señales o mensajes de distintas formas pero así las veamos y entendamos no hacemos caso por miedo, y porque racionalmente no tiene lógica, pero ellos saben cuando se ha cumplido un ciclo, cuando se ha hecho el aprendizaje o cuando definitivamente esa experiencia nos desvía del camino de nuestra alma vivimos como “terapia de choque” con un despido por ejemplo que nos lleva a replantear nuestro camino laboral.





¡Literalmente GRACIAS AL CIELO! porque siempre contamos con la guía de los seres de luz en este proceso, y ellos se valdrán de diferentes maneras, si así lo permites, para hacerte saber si es momento de cambios o debes seguir ahí, en qué empresa trabajar o que proyecto emprender para que cumplas el acuerdo de almas haciendo los aprendizajes de la forma más amorosa posible ya que cuando elegimos estos caminos por nuestra cuenta, y no solo en el aspecto laboral sino en general de pareja, vivienda, familia etc, lo que hacemos es desviarnos del camino dilatando los procesos de aprendizaje y haciéndolos poco amorosos.


En mi caso, muchas experiencias laborales “dolorosas” estaban enfocadas a enseñarme a creer y confiar en mi, empoderarme, reconocerme en abundancia, y aunque tomé muchas decisiones por mi cuenta, desde el mundo espiritual las usaron a mi favor para lograr estos aprendizajes que al haber integrado cuando decidí emprender mi camino espiritual y tomé la mano de los ángeles hoy me llevan a poder compartir contigo esta experiencia, con la certeza que si elijes ver y vivir en amor cada experiencia siguiendo la guía de tu alma vivirás conectado con lo que te apasiona y esto es como si el proceso de tu alma hubiera tomado el atajo o la autopista para recordar quien realmente eres.


Espero te sea de utilidad y te extiendo toda la luz y amor de mi ser que es una contigo.


Catalina Diaz

Coach Espiritual.

86 vistas1 comentario

Todos los derechos reservados para Angeleser. Diseño por Lajuli