top of page

Manitestación Desde la Ley de la Extensión





"Sólo tú puedes limitar tu poder creador, aunque la Voluntad de Dios es liberarlo. No es Su Voluntad que te prives a ti mismo de tus creaciones, de la misma manera en que tampoco es Su Voluntad privarse a Sí Mismo de las Suyas"

UCDM




Sólo cuando asumimos la responsabilidad al 100% de nuestro poder creador podemos entender que nuestra experiencia de vida es un reflejo, extensión y proyección de lo que creemos ser y merecer. Abrámonos a reconocer que ya lo tenemos todo y lo somos todo, por tanto no tenemos la necesidad de que algo nos pertenezca. Esto suena claro, y razonable, pero entonces… ¿Porqué no vivimos desde esa esencia nuestra experiencia humana?


Un Curso de Milagros, nos dice que no podemos enseñar y aprender lo que es el amor, solo reconocer y despejar los obstáculos que nos impiden experimentar la presencia del amor, que es nuestra herencia natural, por tanto, cuando nuestra vida no la vivimos desde la Paz y la Plenitud es porque estamos poniendo nosotros mismos obstáculos que nos impiden vivir exa experiencia.


Es natural que nos preguntemos, pero ¿que son y quién puso esas creencias que me impiden experimentar la presencia plena del amor, cómo esa experiencia de abundancia y totalidad? La respuesta es más simple evidente de lo que quisieras. Efectivamente nosotros mismos, desde el ser UNO que somos, instauramos una creencia de separación, pérdida, escasez y muerte, y con nuestra esencia creadora proyectamos esas creencias en un mundo material que se rige bajo estos preceptos. Y si, estas 4 premisas son solo creencias que se convirtieron desde las diferentes manifestaciones en nuestra experiencia humana en los obstáculos que nos impiden reconocer el verdadero Reino de Dios, lo que llamamos Cielo y nuestra verdadera esencia.


La buena noticia es que en el fondo de nuestro ser, se mantiene intacta esta esencia pura, perfecta y eterna que esta siendo “reprimida” por estas creencias que se produjeron desde una idea de culpa y pecado que hace que nos de miedo extender plenamente esa luz porque no nos sentimos merecedores de ser lo maravillosos y grandiosos que somos y nos conformamos con las chispitas de luz que alcanzan a traspasar ese velo de culpa y miedo.


Ahora bien, si cuando nos referimos a manifestación cuando ha está tan de moda la “ley de atracción” que si nos ha llevado a reconocernos como creadores de nuestra vida, nos pone en un lugar de carencia, porque creo que hay algo allá afuera que me falta para ser feliz, plena, amada y abundante que debo atraer hacia mi para que me “complete” y esto le da el poder a eso aparentemente externo de darme o quitarme esa experiencia que quiero vivir.


Es por eso que desde mi práctica de UCDM, y la guía de los ángeles llegó a mi el concepto de Ley de Extensión que me lleva a reconocer que ya lo tengo todo y lo soy todo, liberando esos obstáculos de culpa y miedo que me he puesto para experimentar el amor, y asi, aseguramos que eso que queremos manifestar sea un reconocimiento de nuestra esencia divina y una extensión de la misma.


Y es simple aunque no siempre fácil ya que nos lleva primero que todo a aceptar que absolutamente TODO lo que pasa, ha pasado y pasará a nivel de nuestra experiencia humana ha sido una proyección de la información bien de amor o miedo en nuestra mente siempre apoyándonos desde la sabiduría de nuestra alma para los aprendizajes que quisimos hacer para recordar quién somos, y si no lo hemos vivido en paz o desde una consciencia de aprendizaje es porque hemos antepuesto un obstáculo o creencia que hemos dado como cierta que no nos deja ver el propósito o bendición detrás de esa situación. Pero, a medida que vamos entrenando nuestra mente y pedimos a ese ser superior, consciencia universal, ángeles, arcángeles, Espíritu Santo o como queramos llamar que nos ayude a ver con claridad y que nos ayude a encender al luz tras ese velo de miedo y sufrimiento.


Esa sabiduría de amor del universo, si lo permitimos despeja esos velos y como un antivirus sana o borra esas creencias y vamos avanzando en nuestro camino espiritual que se podría definir como una carrera de observación en la que a través de las señales o pistas que recibimos vamos encontrando y descorriendo esos velos, sanando esos obstáculos que hemos usado para autosabotear la paz que ya nos corresponde por derecho divino.









Cuando entendemos que desde esa idea de proyección somos la causa del mundo que vemos, como me enseñaron los ángeles, comprendemos la esencia de manifestación desde los 3 puntos que al unirse se extienden o proyectan en nuestra vida. Pensamiento, Creencia y Voluntad, y siempre ha sido así, pero al no ser conscientes de eso, se manifiestan en nuestra vida que quizás no quisiéramos pero vamos a analizarlas para saber como funcionan:


Todo Pensamiento crea forma en algún nivel, si entendemos que el pensamiento es energía es el primer principio creador, pero como hemos normalizado tanto pensar desde las premisas de pérdida, escases, separación y muerte, pues cualquier pensamiento que nos llegue va a provenir automáticamente o por defecto de este sistema de pensamiento y lo aceptamos como tal. Por ejemplo cuando pensamos me voy a enfermar, me van a robar etc, empezamos a alinearnos energéticamente en una realidad que nos va a dar la razón. Pero para empezar a alinearnos con la esencia creadora, no debemos pensar a nivel de la forma sino de emoción, sensación o experiencia que queremos vivir. “Paz, abundancia, Dicha, amor” porque el universo va a responder de la forma que yo pueda aceptar, entender y recibir esa experiencia.


Pero puede que mi pensamiento sea “me voy a ganar la loteria” o “voy a encontrar el amor de mi vida”, pero mi mente empieza a buscar toda la información respecto a lo que eso conlleva y me lleva a las creencias limitantes ante esa situación, es como si quisiéramos abrir un archivo pero no tenemos el programa para ejecutarlo dado a las creencias de no merecimiento, sufrimiento etc, que tengamos a nivel consciente o inconsciente en nuestra mente asociadas a esas situaciones. Es aquí donde nos debemos conectar con ese poder superior para identificar y remover esos obstáculos a cualquier nivel que nos impidan vivir nuestra experiencia. Solo se requiere una oración de entrega de esa situación y las creencias que tienes al respecto para que los ángeles, guias y maestros puedan ayudarte en este paso para descorrer los velos de oscuridad y en tu mente se extienda la luz.


Y al entregar esa situación a la luz para que en mi mente se sanen esas creencias limitantes, reconozco que la voluntad de Dios para mi es la Felicidad, Paz y Plenitud y uno mi voluntad a la de Dios y acepto todo lo que me corresponde por derecho divino en plena certeza de que el Cómo se manifieste va a ser de beneficio y bienestar para todos los involucrados. Porque si le entregamos nuestra voluntad al sistema de pensamiento del ego me estoy basando en un bien propio que se compara, juzga y critica y voy a volver al mismo punto de partida queriendo tener mas que… ,ser mejor que… o quitarle a…


Resumiendo, para manifestar experiencias que si quiero en mi vida debo tener en cuenta “Que quiero” (pensamiento) entendiendo que no quiero algo material sino algo experiencial, “Por qué lo quiero” las creencias que tengo al respecto y “Para qué lo quiero” que voluntad tengo es para un bien común, soy consciente de las personas que se beneficiarán de lo que yo estoy manifestando etc.


Este proceso permite a la divinidad en ti, y no al personaje limitado que crees ser, que se manifieste a través de ti y se extienda plenamente. No buscando nada afuera sino encontrando la totalidad adentro y extendiéndola para que sea cual sea el aprendizaje que hayas elegido a través de las distintas experiencias que estás viviendo, sea esa luz en ti la que te muestra tu verdad y tu vida humana sea un reflejo de tu Divinidad.


Espero que te haya gustado y sido útil,


Un abrazo de luz y amor infinito ¡!


Catalina Diaz Ramirez

Psicoterapeuta Angelical

83 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page