La Honestidad Como Principio Espiritual


"La paz mental que experimentan los maestros de Dios avanzados se debe en gran medida a su perfecta honestidad. Sólo el deseo de engañar da lugar a la pugna. El que es uno consigo mismo no puede ni siquiera concebir el conflicto."


UCDM.


Hoy quiero compartirte respecto a la honestidad y todo lo que implica como principio espiritual, teniendo en cuenta que al ser totalmente honestos con nosotros mismos y con nuestro entorno, nos permitimos experimentarnos como lo que realmente somos: Espíritu puro, perfecto y eterno.


Para comenzar debemos tener en cuenta que cuando no estamos en paz es porque estamos emitiendo un juicio, por tanto, estamos anteponiendo un deber ser de lo que paso o está pasando o cómo debería haber pasado, pero no estamos siendo honestos con nosotros mismos al negar lo que realmente está pasando y cómo está pasando. Y también debemos revisar esa aceptación del presente tanto con la situación que está sucediendo a nivel externo, como de nuestros pensamientos y emociones y cualquier reacción internamente.


Además de ser honestos aceptando lo que está pasando a nivel externo e interno, debemos ser honestos cuando no estamos en paz si esto corresponde a una situación presente o estamos trayendo una situación del pasado proyectándola al presente o estamos con miedos y expectativas a una situación que aún no ha pasado. Para esto te recomiendo al reconocer que no estas en paz, tomar tres respiraciones, escaneando el cuerpo lentamente y volver a observar esa situación, y te darás cuenta que la puedes ver en paz porque solo en el presente puedes tener claridad y tomar acción.





Otra falta de honestidad con nosotros mismos que se refleja en nuestra falta de paz e incluso en nuestra salud física es cuando no compartimos saber y honestamente nuestros pensamientos y emociones. Y no se trata de comunicar todo lo que estamos sintiendo o pensando, sino darnos cuenta de cuando no estamos diciendo o expresando algo por algún juicio o miedo a la reacción de la otra persona.


Cuando nos damos cuenta que estamos callando por un juicio o un miedo es invitación a ver que información hay en ti de no valoración de tus emociones por eso las reprimes, o no merecimiento de ser escuchad@, que te lleva a juzgar lo que piensas y sientes como equivocado, o de pronto tienes alguna expectativa ante lo que deseas expresar y te reprimes al temer que no pase lo que tu quieres y vaya a resultar una respuesta dolorosa.


Pero para finalizar, todo esto se resume en no ser honestos con quién somos realmente, y estamos viviendo desde el personaje que tiene justificación ante su falta de paz y juicios hacia si mismos. Recordemos que esa consciencia espíritu no juzga, no teme solo extiende amor, y lo que sea que sea pensado y sentido desde ahí puede ser expresado y extendido desde esa esencia de luz y amor que a fin de cuentas genera bienestar para todos los involucrados.

Espero estas reflexiones te hayan gustado y sobre todo te sean útiles para entender que cuando no estas en paz es porque en algún nivel no estas siendo honesto con tus pensamientos, emociones no con quien realmente eres. Asi que te invito a vivir en plena honestidad desde tu luz que brilla plena y eternamente.


Un abrazo de luz y amor infitino


Catalina Diaz Coach Espiritual.





94 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo