Abrirse A Recibir, Desde La Espiritualidad.


“No puedes darle realmente nada a nadie que no sea amor, ni tampoco puedes recibir de ellos nada que no sea amor. Si crees que has recibido cualquier otra cosa, es porque miraste dentro de ti y creíste haber visto ahí la capacidad de poder dar otra cosa.” UCDM



Hoy te quiero hablar del termino recibir visto desde la perspectiva espiritual, ya que se habla mucho de este término y considero oportuno en este momento de cambios energéticos y de más que estemos abiertos y dispuestos a fluir con la luz que está ayudándonos en esta elevación de consciencia.


Cuando hablamos de recibir, inconscientemente lo relacionamos con que hay algo externo que se nos da o se nos puede quitar, algo que no tenemos. Por otra parte, hay muchas creencias sociales y culturales en el dar y recibir, como escribí en un post anterior, y por esto hemos adoptado creencias de no merecimiento y de “quedar en deuda” si recibimos algo de alguien, pensando que “de eso tan bueno no dan tanto” o cosas que nos llevan a reforzar la creencia en la escasez o la carencia. Aquí quiero que hagas consciencia de la emoción que sientes o los pensamientos que pasan por tu mente cuando recibes algo bien sea un halago, dinero, un regalo, etc. Sientes ansiedad, miedo o desvalorización, o por el contrario alegría que compartes con quien esta dándote ese regalo a ti. A mi me pasaba, y aún en algunas ocasiones, que recibo un halago y a veces siento como no merecimiento o pedía algo y asumía que la respuesta iba a ser no porque era demasiado para mi.


Estas creencias están directamente relacionadas en no saber quienes somos y no haber reconocido nuestra esencia, y aunque digamos conscientemente “me abro a recibir”, realmente no nos fijamos en las creencias o emociones que experimentamos, que muchas veces delatan nuestra verdadera creencia en el recibir ya que como dice en la frase que cité de Un Curso De Milagros, esperamos recibir aquello que tenemos o creemos ser. Es en esta parte que decimos nadie puede recibir lo que no puede dar porque todo está hecho para ser extendido como parte de nuestra esencia divina, y es por esto que si damos desde la escasez es porque creemos que hay en nosotros y en efecto de esto vamos a recibir en escasez y esto al no tener nada que ver con la esencia o la voluntad de Dios no se puede compartir.






Otro aspecto a tratar, es que creemos saber que es lo que necesitamos y lo que queremos recibir, y por esto también limitamos en cantidad y calidad lo que nos corresponde o lo que está a nuestra disposición para cumplir nuestra misión de vida, con lo que una vez más se nos pide hacernos a un lado y confiar en la sabiduría del amor que sabe que, como, cuanto y de que manera es lo que nos va a ser útil a nivel de la forma y como las cosas muchas veces no son como las pensamos, perdemos la confianza en Dios y no nos permitimos ver de qué otra manera se me está dando eso que he pedido.


Adicional a esto, una vez llegamos a aceptar por ejemplo a través de decretos “me abro a recibir la abundancia que me corresponde por derecho divino” lo hacemos desde nuestras creencias limitadas, por tanto, limitantes de nuestra mente humana. Así privamos al universo, Dios, Amor universal o como le quieras llamar de extenderse en su totalidad en nuestro ser que es uno con Él. Dios nos quiere dar todo, porque lo somos todo en Él y con Él, pero la pobre imagen que tenemos de nosotros no permite que se nos muestre todo el reino de los cielos que nuestro padre creó para nosotros.

Es por esto que cuando estamos en un camino espiritual, se nos dice que “dejemos el cómo a Dios”. Porque desde la divinidad sabe quiénes somos y lo que merecemos pues nos creó a su semejanza que no puede ser otra que pura, eterna e ilimitada ya que al habernos regalado el libre albedrío no nos puede mostrar o entregar nada más allá de lo que nosotros nos permitamos reconocer en nosotros.


Así que mi recomendación para permitirte recibir, primero que todo es reconocer lo que ya hay en tu vida, y desde la gratitud, que es la llave para la abundancia como lo hablé en otro post, seguir aceptando cosas que nos generan ese estado de gratitud y plenitud. Y cuando veamos que hay cosas que no tenemos en nuestra vida, evaluemos las creencias que tenemos al respecto tanto positivas como negativas para así identificar la resistencia que tenemos a recibirlo ya que desde nuestra esencia de luz se nos da todo siempre y cuando no nos retrase en el camino de regreso al amor.


Espero te sea útil y te ayude a extender tus brazos y recibir todo como extensión de quien ya eres en unidad con Dios


Un abrazo de luz y amor infinito.


Catalina Diaz

Coach Espiritual

Todos los derechos reservados para Angeleser. Diseño por Lajuli