El Presente Y La Eternidad Desde La Espiritualidad.



“Contempla amorosamente el presente, pues encierra lo único que es verdad eternamente”

UCDM.





Cuando empezamos un camino espiritual, se nos habla de vivir en el presente y entendemos que para esto debemos ir más allá de los sentidos físicos, y conectarnos con la experiencia que vivimos, las emociones que sentimos para reconocer con que ser nos estamos identificando, si con el cuerpo que habitamos, o con la esencia de luz que somos.


Por esto, hoy te quiero hablar respecto a extender la percepción para conectarte más alla de los sentidos como medio para vivir en el presente. En mi camino de despertar de consciencia, una herramienta útil ha sido escanear los pensamientos que llegan a la mente y mirar con cuales nos identificamos, y yendo un poco más a fondo, hacer consciencia del juicio de bueno o malo, o de verdadero o falso que le otorgamos desde las creencias que tenemos.


Cuando limitamos la experiencia de nuestro ser conectndonos únicamente con lo que nos dictan los sentidos, por tanto, la interpretación que hace nuestro cerebro de esto que es en fracciones de segundo cuando nuestro cerebro compone imágenes y las cataloga según el estímulo que reciba y genera una experiencia desde los sentidos que consideramos real. Por ejemplo, cuando cae en nuestra cabeza una gota de agua e inmediatamente emitimos juicios, de “nos vamos a empapar” “que frio esta haciendo” “el calentamiento global” etc, y no nos permitimos vivir la experiencia de ¿Cómo se siente cuando una gota de agua toca mi piel?, ¿que siento? ¿que experimento?. Y puede que esa gota ni siquiera era de lluvia, era algo aislado. Es más cuando vemos una nube negra, decimos va a llover, y cambiamos nuestro vestuario tomamos una sombrilla o algo para prevenirnos de la lluvia, y en muchos casos el viento discipo la lluvia y no pasó nada, todo porque no vivimos la experiencia de ver una nube negra, los pensamientos que tenemos al respecto, para de pronto darnos cuenta que no iba a llover.


Por eso la invitación con este escrito es a vivir cada experiencia sin juzgarla con las creencias que hemos instaurado como programas aparentemente imborrables en la mente y es lo que damos como real. No nos fijamos en lo que experimentamos sino en los juicios que antepones a las situaciones que vivimos. Vivir la experiencia y no los juicios que tenemos de ella, es lo que nos lleva a vivir la experiencia desde el momento presente sin tomar acciones por lo que creo que sería el futuro ni como consecuencia de una experiencia del pasado.




Toda esta forma retorcida de vivir lo que llamamos vida, en la que no estamos presentes en nuestro Ser, sino actuamos moviéndonos entre pasado y futuro, nos lleva inevitablemente al sufrimiento, ya que somos conscientes de no poder hacer nada por el pasado que ya vivimos ni el futuro que no conocemos, y es en el presente el único momento en el que podemos actuar. Y este presente, así se asocie con un tiempo y un espacio, va mucho más alla porque te conecta con cada partícula de tu ser con la experiencia y así tu ser extiende toda su percepción hasta conectarse con la unidad del momento y vivirlo desde la plenitud de nuestro ser, sin juicios, sino desde la sabiduría del amor que habita en nosotros en el presente.


Por esto, la invitación es a que seas consciente de los pensamientos que llegan a tu mente, lo que te distrae de vivir tu vida en plenitud, no pensando en donde estará tal persona, lo que voy a comer mañana, en el buen momento que pasé ayer, y esto nos conecta también con creencia en la carencia, ya que son cosas que hice tuve o vivi, o que no he hecho, tenido o vivido y me pierdo de valorar lo que hay en este momento y darme cuenta que tengo absolutamente todo lo que necesito para vivir lo que estoy viviendo, y así en el presente me de cuenta que necesito algo, en ese estado de presencia, se me lleva a la acción para obtenerlo.


Espero te sea útil este escrito para vivir una experiencia en eterno presente.


Un abrazo de luz y amor infitino.



Catalina Diaz

Coach Espiritual

Todos los derechos reservados para Angeleser. Diseño por Lajuli