La Prosperidad Desde La Espiritualidad

“Los medios garantizan el objetivo y concuerdan perfectamente con él. Antes de que los examinemos más detenidamente, recuerda que si piensas que son imposibles, tu deseo de lograr el objetivo se ve menoscabado. Pues si es posible alcanzar un objetivo, los medios para lograrlo tienen que ser posibles también” UCDM



Hoy te quiero hablar de la prosperidad desde la espiritualidad, como la he entendido y trabajado desde mi camino espiritual, ya que, de trasfondo, todo el caos, la carencia la separación, la escasez, la muerte etc, es solo reflejo de la culpa por creer que nos separamos de Dios, nuestra fuente, y olvidar nuestra esencia divina que es plenitud paz y dicha.


Tenemos que empezar por esa idea en la creencia en la separación, que es la que nos ha hecho creer que haciendo las cosas por nuestra cuenta es que dan el resultado esperado, ya que esto visto desde la espiritualidad, si nos unimos a la voluntad de Dios y al propósito divino que Él nos ha dado todo fluiría en armonía hacia el cumplimiento de ese propósito.


Esto ocurre ya que, al otorgársenos el libre albedrío, desde nuestra esencia creadora, lo que creemos es lo que creamos, y si las creencias que tenemos son basadas en trabajo duro, carencia, escasez, sufrimiento etc., bajo estos parámetros será que se manifieste ese propósito en nuestra vida. Mientras que si por otra parte, recordamos que “Nada se nos es negado” que Dios en su infinito amor pone a nuestros pies todo lo que queramos, que inherentemente estará alineado con nuestro plan de vida, pues reconoceremos los medios que se nos están dando para nuestro propósito.





Por eso es que cuando alguien llega a consulta porque las cosas no fluyen en su vida, los seres de luz con su amorosa guía nos muestran creencias o miedos que nos piden soltar para que sea en la tierra como en el cielo, donde reconocemos las opciones que se nos han dado para llevar una vida plena, próspera etc., y abrirnos a recibir el cielo en nuestras manos haciendo de nuestra vida un testimonio de la luz de Dios que habita en nosotros.


Así es que te pido que reconozcas que cuando queremos que prospere algo en nuestra vida, debemos primero plantear el objetivo que queremos, sintiendo esa paz y amor que nos genera al estar alineados con el propósito divino, y hacernos a un lado para que se nos den ilimitadamente los medios necesarios para que florezca este objetivo, que, si fue plantado en tu corazón, es uno con el propósito que Dios tiene para ti.


Espero te haya gustado y sea útil para que en tu vida prospere todo lo que te propongas.


Un abrazo de luz y amor infinito.


Catalina Díaz Ramirez

Coach Espiritual




Todos los derechos reservados para Angeleser. Diseño por Lajuli